Declaración conjunta sobre Hong Kong

Departamento de Estado de EE. UU.
Nota para los medios
Oficina de la Portavoz
28 de mayo de 2020 

El texto de la siguiente declaración fue divulgado por los gobiernos de Estados Unidos de América, Australia, Canadá y el Reino Unido.

Inicio de texto:

Los signatarios de la presente declaración reiteramos nuestra profunda preocupación por la decisión de Pekín de imponer una ley de seguridad nacional en Hong Kong.

Hong Kong ha prosperado y se ha convertido en un bastión de la libertad. La comunidad internacional tiene un interés muy significativo y de larga data en la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong. La imposición directa de una ley de seguridad nacional sobre Hong Kong por las autoridades de Pekín, en vez de a través de las propias instituciones de Hong Kong, como lo prevé el artículo 23 de la Ley Fundamental, cercenaría las libertades del pueblo de Hong Kong y debilitaría gravemente la autonomía de Hong Kong y del sistema que permitió que alcanzara tal grado de prosperidad.

La decisión de China de imponer una nueva ley de seguridad nacional sobre Hong Kong contraviene de manera directa sus obligaciones internacionales conforme a los principios de la Declaración Conjunta Sino-Británica, que tiene carácter vinculante y se encuentra registrada ante la ONU. El proyecto legislativo atentaría contra el marco “Un país, dos sistemas”. También abre la posibilidad de persecución penal en Hong Kong por crímenes políticos y mella los compromisos existentes de proteger los derechos del pueblo de Hong Kong, incluidos aquellos establecidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Asimismo, nos resulta profundamente alarmante que esta medida empeore las profundas divisiones que ya existen en la sociedad de Hong Kong, dado que la ley no contribuye en absoluto a favorecer el entendimiento recíproco ni promover la reconciliación dentro de Hong Kong. Restablecer la confianza de la sociedad de Hong Kong permitiendo que su población goce de los derechos y las libertades que les prometieron es la única forma de superar las tensiones y la conflictividad en las que ha estado sumido el territorio en el último año.

Ahora que el mundo se enfoca en una pandemia global, se necesita una mayor confianza en los gobiernos y en la cooperación internacional. La decisión sin precedentes que ha tomado Pekín podría generar consecuencias exactamente en sentido contrario.

Dado que la nueva imposición afecta la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong, instamos al Gobierno de China a colaborar con el Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y el pueblo de Hong Kong para llegar a una solución aceptable para todas las partes, que asegure el cumplimiento de las obligaciones internacionales asumidas por China en virtud de la Declaración Conjunta Sino-Británica registrada ante la ONU.

#########

Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.

Vea el texto original aquí.