El Oeste

Un antiguo lago refleja montañas cubiertas de nieve en el Parque Nacional de Gran Tetón en el estado de Wyoming.
Un antiguo lago refleja montañas cubiertas de nieve en el Parque Nacional de Gran Tetón en el estado de Wyoming.

El Oeste está conformado por los estados de Alaska, California, Colorado, Hawái, Idaho, Montana, Nevada, Oregón, Utah, Washington y Wyoming.

Por largo tiempo, los estadounidenses han visto al Oeste como la última frontera. Sin embargo, la historia de la colonización europea en California es más antigua que en la mayor parte de los estados del Oeste Medio. Clérigos españoles fundaron misiones a lo largo de la costa de California, años antes del inicio de la Guerra de Independencia de Estados Unidos. California y Oregón se incorporaron a la Unión en el siglo XIX, antes que muchos estados localizados más al oriente.

El Oeste es una región poseedora de hermosos paisajes a escala grandiosa. Parte de sus once estados es montañosa y sus pastizales dan lugar a turbadores contrastes. Al poniente de las montañas, los vientos arrastran desde el Océano Pacífico suficiente humedad para mantener la tierra bien regada. Sin embargo, la tierra es muy árida hacia el oriente. Por ejemplo, algunas regiones del estado occidental de Washington reciben 20 veces más lluvia que la vertiente oriental de la Sierra Cascade, en el mismo estado.

La población es poco densa en gran parte del Oeste, y el gobierno federal es dueño y administrador de millones de hectáreas de tierra no explotada. Los estadounidenses usan esas áreas para actividades recreativas y comerciales, como pesca, campamentos, excursiones, paseos en bote, apacentamiento, producción de madera y minería. En los últimos años, algunos residentes locales que se ganan la vida en tierras federales han tenido conflictos con los administradores de éstas, quienes exigen que el uso de la tierra se realice dentro de límites aceptables para el medio ambiente.

Alaska, el estado más septentrional de la Unión, es una enorme expansión con población escasa, aunque intrépida, y grandes regiones vírgenes, protegidas en forma de parques nacionales y refugios para la vida silvestre. Hawái es el único estado de la Unión donde los asiático-estadounidenses son más numerosos que los residentes de origen europeo. A partir de la década de 1980, un gran número de asiáticos se ha radicado también en California, sobre todo alrededor de Los Ángeles.

Los Ángeles (y el sur de California en conjunto) ostenta el sello de su abundante población mexicana-estadounidense. Como la segunda ciudad más grande de la nación, Los Ángeles es más conocida como sede de la industria cinematográfica de Hollywood. En virtud del crecimiento de Los Ángeles y del área vecina de San José conocida como “el Valle del Silicio”, California ha llegado a ser el más populoso de todos los estados.

Las ciudades del Oeste son conocidas por su tolerancia. Tal vez porque tantos de sus pobladores llegan aquí de otras regiones para iniciar una nueva vida, las relaciones personales se caracterizan de modo invariable por la actitud de “vive y deja vivir”. La economía del Oeste es variada. California, por ejemplo, es un estado agrícola y también un emporio manufacturero de la alta tecnología.