El embajador Mamet se reúne con los participantes del programa de Intercambio sobre Derechos de las Personas con Discapacidad

El embajador Noah Mamet junto a Laura González Arroyo y Douglas Jarvis (Foto: Depto. de Estado)
El embajador Noah Mamet junto a Laura González Arroyo y Douglas Jarvis (Foto: Depto. de Estado)

El embajador Noah Mamet se reunió con Laura González Arroyo y Douglas Jarvis,  defensores de los derechos de las personas con discapacidad. La Sra. Arroyo y el Sr. Jarvis viajarán a los Estados Unidos para participar del Programa de Intercambio para Profesionales sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, auspiciado por el Departamento de Estado. Este programa especial fue desarrollado por la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado en colaboración con la Oficina del Consejero Especial en Temas de Derechos de las Personas con Discapacidad. El programa abarca tres temas principales: aumentar la conciencia y el entendimiento por parte del público en materia de discapacidad; abogar por las personas con discapacidad, específicamente, la cooperación entre la sociedad civil y los gobiernos; y la implementación, aplicación y  responsabilidad en la gestión.

La Sra. Arroyo es fundadora de “Amputados sin Fronteras”, una organización que brinda asesoramiento y asistencia a personas que han sufrido una amputación o poseen una malformación congénita y a su grupo familiar. El Sr. Jarvis es Consejero de la Comisión Nacional Asesora para la Integración de las Personas con Discapacidad (CONADIS) y miembro del directorio de la organización no gubernamental “Asociación de Lucha contra la Parálisis Infantil” o ALPI, dedicada a la rehabilitación, tratamiento médico y educación de personas con discapacidades.

Este programa especial conmemora el 25 aniversario de la Ley para estadounidenses con  Discapacidaes (ADA, por su sigla en inglés), la primera ley de los Estados Unidos de carácter abarcador y que establece la igualdad de oportunidades,  que prohíbe la discriminación y garantiza a las personas con discapacidades las mismas oportunidades que cualquier otra para desarrollar su vida en los Estados Unidos. Dicha ley prohíbe la discriminación en el empleo, servicios y lugares públicos y en las telecomunicaciones.