Elección injusta y sin libertades en Venezuela

Declaración del Secretario Pompeo
21 de mayo de 2018.

Los Estados Unidos condena la elección fraudulenta del 20 de mayo en Venezuela. Esta llamada “elección” es un ataque al orden constitucional y una afrenta a la tradición democrática de Venezuela. Hasta que el régimen de Maduro restablezca la trayectoria democrática en Venezuela a través de elecciones libres, justas y transparentes, el gobierno seguirá enfrentando el aislamiento de la comunidad internacional.

El proceso desplegado el domingo fue coreografiado por un régimen demasiado impopular y temeroso de su propio pueblo como para arriesgar elecciones libres y competencia abierta. Llenó los tribunales venezolanos y el Consejo Nacional Electoral con miembros parciales y alineados con el régimen. Silenció a las voces disidentes. Prohibió la participación política de los partidos y líderes más importantes. Al 14 de mayo, más de 338 prisioneros políticos aún permanecen encarcelados, más que en todos los otros países del hemisferio juntos. El régimen restringió a la prensa libre. Fuentes estatales dominaron la cobertura de los medios, favoreciendo injustamente al oficialismo. Lo más despreciable fue la distribución selectiva de alimentos que el régimen realizó con el fin de manipular el voto de los venezolanos hambrientos.

El régimen de Maduro no defiende el derecho a la democracia del pueblo venezolano tal como lo refleja la Carta Democrática Interamericana. Los Estados Unidos se une a las naciones democráticas en apoyo al pueblo venezolano e inmediatamente tomará medidas económicas y diplomáticas en apoyo al restablecimiento de su democracia.