EEUU dona equipamiento para emergencias y desastres naturales al Ministerio de Seguridad de Argentina

28 de junio de 2018

El gobierno de Estados Unidos anunció una donación para el Ministerio de Seguridad de la Argentina de equipamiento para hacer frente a emergencias y desastres naturales. El embajador Edward Prado y la ministra Patricia Bullrich encabezaron la ceremonia en la que se presentaron los elementos para el armado de un centro de evacuados capaz de albergar hasta 600 personas y un comando de comunicación móvil con sistema satelital que puede funcionar en lugares remotos.

“Es un honor transferir este valioso equipamiento al Ministerio de Seguridad para fines de asistencia humanitaria y apoyo a la organización del G-20”, dijo el embajador Prado. “Este gesto ha sido posible a través de la participación del Departamento de Defensa de Estados Unidos y es una prueba de nuestra sólida y continua sociedad con el pueblo argentino. A través de esta donación, sellamos una creciente amistad y vínculo duradero con la Argentina”, agregó.

En tanto, la ministra Bullrich agradeció a Estados Unidos. “Contar con esta donación nos pone en un lugar importante en cuanto a equipamiento para protección civil”, destacó. Señaló también que “la donación además nos plantea no sólo estos elementos materiales sino cómo hemos logrado en este tiempo poner la relación bilateral en el mejor lugar, de trabajo en equipo, de cooperación e intercambio de experiencias”.
La donación, cuyo valor asciende a 450 mil dólares, fue obtenida a través del Programa de Asistencia Humanitaria y Respuesta de Desastres del Comando Sur de Estados Unidos. Además del centro de comunicación móvil, consta de decenas de carpas, catres, sillas y mesas, calentadores y otros elementos para el armado del refugio.

El proyecto se enmarca en el programa de Asistencia Humanitaria y Respuesta de Desastres. Es la iniciativa que permitió financiar las tareas de apoyo de Estados Unidos para la búsqueda del submarino ARA San Juan y otras desplegadas ante calamidades naturales a lo largo de todo el mundo, como los terremotos en Chile y Haití. El programa apunta a ayudar a países socios a desarrollar sus capacidades de preparación ante desastres, respuesta y mitigación de daños, bajo la premisa de que la coordinación logística es fundamental para garantizar el éxito de las operaciones de socorro en esas situaciones.